México Continúa su Lucha Contra la Corrupción

ArticlePhoto

El nuevo paso que ha dado el Gobierno mexicano para evitar la corrupción en el mundo de los casinos ha sido la prohibición de abrir más salas de juego en el país.

MéxicoContinúan las medidas interpuestas por el Gobierno mexicano para prevenir que vuelvan a ocurrir trágicos sucesos como los que tuvieron lugar 25 de agosto en el Casino Royale de la ciudad de Monterrey.

La nueva ley que ha salido y que tendrá vigor en Nueva León prohíbe la utilización del suelo para realizar obras destinadas a crear salas de juego. Con esta nueva norma, se pretende evitar la apertura de nuevos casinos, de esta forma se puede mantener el número controlado y así poder controlar la extorsión que muchos de estos recintos sufren.

En las declaraciones no se ha indicado que una de las razones principales de la creación de la nueva ley es realmente eliminar la posibilidad de que políticos corruptos continúen aprovechándose de aquellos casinos y salas de juego que comienzan y que en los últimos años se veían obligados a realizar pagos desorbitados a algunos políticos que estaban en el poder para “acelerar” trámites de gestión para la concesión de la licencia.

Son muchas las voces que han dado a entender que la gente que está establecida en el poder les ha coaccionado para realizar pagos que no están establecidos en la ley, pero nadie se había atrevido a denunciarlo ya que eso conllevaría un riesgo personal, además del económico dada la imposibilidad de poner en funcionamiento su negocio ante la falta de la licencia.

Según el Artículo 23, aprobado este 9 de febrero, no se permitirán “usos del suelo y edificaciones para casinos” en todo el Estado, así como para “centros de apuestas, salas de sorteos, casas de juego” y otros.

Esta ley no tendrá validez para los casinos ya existentes en el Estado, de modo que las salas de juego que ya están en funcionamiento no van a sufrir ningún cambio en su funcionamiento con esta norma.

Hasta que no pase un tiempo, no se sabrá si la nueva ley sirve para evitar los actos de corrupción, extorsión y coacción que la mayoría de los casinos mexicanos han sufrido. El resto de Estados mexicanos están tratando la posibilidad de realizar leyes similares o de modificar la ley actual con el mismo propósito que el Estado de Nueva León.